16 de mayo de 1956: Constitución del Club de París

En 1956, durante la presidencia de facto de Aramburu, se constituyó el célebre espacio de discusión y negociación entre acreedores y deudores denominado “Club de París”.

Si bien dicho foro fue pensado en pos de brindar más y mejores mecanismos de coordinación de políticas que faciliten acuerdos sustentables entre prestadores y prestatarios, el aumento de la deuda externa durante la presidencia de Aramburu se debió principalmente al acuerdo con el club, por el cual se convirtió deuda flotante en deuda financiera.

La decisión de participar del club nació de un plan integral de apuesta al multilateralismo institucional por parte del gobierno de facto de entonces. Así, en el mismo año, Argentina no sólo renunció a los convenios comerciales bilaterales del peronismo, sino que ingresó al FMI y al Banco Mundial.

Son 19 los miembros permanentes (1) del Club de Paris, sumado a otros acreedores bilaterales oficiales que, en ciertos casos, pueden llegar a participar de una negociación. El club promueve reestructuraciones de deuda sólo a países deudores que precisan cierto alivio y que implementaron o se comprometen a implementar las reformas necesarias para intentar una mejora en la situación financiera y económica. Esto significa, en la práctica, que el país debe tener que aceptar condicionalidades provenientes de un arreglo con el FMI.

Los principios rectores (2) del Club de Paris son:

  • “Caso por caso”: el Club de Paris toma decisiones sobre la base del “caso por caso”, en función de atar la acción del club a la situación individual del país deudor.
  • Consenso: las decisiones del club no pueden ser tomadas sin el consenso de los países acreedores participantes.
  • Condicionalidades: sólo se negocian reestructuraciones de deuda con países deudores que:
    1. Precisan alivio de deuda, por lo que cada país debe describir precisamente su situación económica y financiera.
    2. Han implementado o se comprometieron a implementar reformas para restaurar una determinada situación económica y financiera.
    3. Demuestran antecedentes de implementación de reformas sobre la base de un programa del FMI.
  • Solidaridad: todos los miembros del club concuerdan en actuar como un grupo en sus acuerdos con un país deudor dado, y son sensibles a los efectos que la atención a determinados reclamos pueden llegar a ocasionar en los reclamos de otros miembros.
  • Tratamiento comparable: un país deudor que firma un acuerdo con sus acreedores del Club de París no debe firmar acuerdos menos favorables para él con acreedores no pertenecen al club.

Actualmente, el país acumula una deuda impaga desde fines de 2001 de aproximadamente US$ 9.000 millones, siendo sus principales acreedores Alemania, Japón, Holanda, España, Italia y los EE.UU., quienes concentran el 88% de la deuda (3). Del total de la deuda elegible, la mitad corresponde a deuda “vieja”, la cual fue incluida en alguna de las anteriores cuatro reestructuraciones, realizadas entre 1983 y 1994. La otra mitad es deuda originada desde 1995 a la fecha. (4)

(1) Los miembros permanentes son: Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Italia, Japón, Holanda, Noruega, Rusia, España, Suecia, Suiza, Reino Unido y Estados Unidos.
(2) Los mismo están presentes en su página web: http://www.clubdeparis.org/
(3) http://www.perfil.com/economia/Club-de-Paris-achica-los-margenes-para-una-negociacion-con-el-pais-20130414-0056.html
(4) http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-161148-2011-01-26.html