6 de septiembre: fin al primer ciclo de desendeudamiento

6 de septiembre: fin al primer ciclo de desendeudamiento

El primer golpe de Estado en Argentina, que signaría una larga tradición en la historia de nuestro país, tuvo lugar el 6 de septiembre de 1930; no obstante, parecía anunciado meses antes del desenlace. La campaña de desprestigio del gobierno de Hipólito Yrigoyen a través de la prensa y el auxilio financiero de los capitales extranjeros, comenzaron a constituirse como prácticas que se repetirían durante todo el siglo XX.

El comienzo del primer gobierno de facto, encausado por José Félix Uriburu, no solo provocó el fin de la segunda presidencia de Yrigoyen; significó el agotamiento del primer período de desendeudamiento. Entre 1916 y 1922, el presidente radical había logrado llevarla de £121 a £101 millones; luego de que su sucesor, Marcelo Torcuato de Alvear, la elevara a £143 millones, Yrigoyen volvió a disminuirla entre 1928 y 1930, alcanzando la suma de £135 millones.

Pese a que el contexto internacional durante su segundo mandato le era adverso –debido, principalmente, a la crisis de Wall Street de 1929-, el primer mandatario se rehusó a contraer nuevos empréstitos.

El 7 de septiembre de 1930 estaban pautadas las elecciones de medio término en Mendoza. En caso de darse la victoria radical, dicho partido hubiera tenido la mayoría en el Senado, con la consecuente posibilidad de nacionalizar el petróleo y poner fin a los intereses estadounidenses.

Este factor, sumado a la crisis económica mundial, precipitaron el Golpe de Estado que depositó en el poder a José Félix Uriburu, constituido por elementos pro-estadounidenses y pro-británicos, expresión de los ganaderos bonaerenses y los comerciantes portuarios (Federico Pinedo, Julio A. Roca hijo, Uriburu, Sánchez Sorondo, entre otros).

De esta manera, Argentina sucumbió una vez más ante intereses extranjeros contraponiendo el deseo de las mayorías en nuestro país y se cortó con un gobierno que priorizó disminuir el endeudamiento externo buscando una economía más independiente.